EL FIN DEL MUNDO, EL JUICIO FINAL O APOCALIPSIS

Existen tantas maneras de acabar con nuestro mundo que sólo somos conscientes de ello cuando vemos películas o suceden catástrofes naturales como las de los últimos días.


Una de ellas sería una pandemia global. Para poner un ejemplo, la Gripe A.
Eventos geológicos, como inundaciones, terremotos, erupciones o incluso el nacimiento de un Súper Volcán. La caldera de Yellowstone, por ejemplo, es uno de estos súper-volcanes.
Ataques de rayos gamma u otra explosión de radiación cósmica.
Una brusca reorientación del eje de rotación de la tierra, o un aumento o disminución de la intensidad del sol.
Y como no, el impacto de un gran meteorito, cometa, asteroide… Cada día impactan contra nuestra esfera cientos de micro-meteoritos y residuos espaciales, pero si alguno de ellos fuese lo suficientemente grande para aniquilar toda vida, como en la teórica extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años.
De todos estos fenómenos, poco tenemos que hacer nosotros para evitarlos; quizá en el primero, podría tener una causa humana, para especificar más: las industrias farmacéuticas. Hay quien comenta que constantemente crean nuevos virus, enfermedades y demás para enriquecerse con la venta de vacunas, tratamientos y píldoras.
El caso es que el mayor peligro para el planeta tierra, somos nosotros mismos.
Para empezar, ya estamos agotando los recursos naturales y estamos al borde de una crisis energética.
Todos los gobiernos investigan en secreto centenares de maneras de acabar con miles de vidas sin que en sus manos quede ningún rastro de culpabilidad. Guerras nucleares, químicas, biológicas…
Y como no, la pérdida del control de la nanotecnología, que en un principio es un avance abismal y tecnológicamente muy importante. Puede convertirse en nuestro enemigo más peligroso.
Sólo pensamos en ello cuando las cadenas de televisión nos muestran los desastres y las miles de personas muertas, desaparecidas o afectadas por algún suceso.  
Quizá entre todos podríamos intentar aportar algo de ayuda, al fin y al cabo, es nuestro planeta. Sin los recursos que nos brinda, no somos nada.
Y los gobiernos, ¿nos advertirían ante algún suceso que pudiera ser catastrófico para todos?
Yo creo que no.
Quizá la raza humana está ya condenada a la extinción, y dentro de 65 millones de años cuando el planeta tierra se haya recuperado del mal que le causamos, otra raza, fruto de la evolución, sacará nuestros fósiles y harán conjeturas de cómo fue nuestra existencia, igual que hacemos nosotros con los dinosaurios.

Comentarios

  1. Hola,Joan;En todo lo expuesto creo que tienes toda la razón,¿¿Pero nosotros no tendremos algo de culpa?? Jaja,un saludo amigo.

    ResponderEliminar
  2. Creo que tienes toda la razón, y ese puede bien ser uno de los motivos de nuestra aniquilación. Jejeje Mientras, busquemos la inmortalidad!! Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que el mundo está hablando o mejor dicho la tierra, saludos.

    ResponderEliminar
  4. Pero: ¿Seremos capaces de escucharla a tiempo?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy importantes para mi.
Gracias por participar
;)

Entradas populares de este blog

FARSCAPE en DVD

Reseña - Amor en minúscula - Francesc Miralles

¿Queréis la novela, Otra vez tu, de Alice Kellen, totalmente gratis?