LOS DEMONIOS DEL PRIMER DÍA DE PRIMAVERA

Los mitos y leyendas forman parte de  las distintas culturas de nuestro planeta. Ante la llegada de la primavera cuando la naturaleza comienza a resurgir de su letargo hibernal, también florecen algunas de esas historias inquietantes para hacernos pensar. Una de esas leyendas, perteneciente a la cultura Japonesa, me parece especialmente apropiada.
Que la disfrutéis.

“Los demonios del primer día de primavera”


Hace mucho, mucho tiempo, vivía un anciano muy pobre. El anciano estaba muy triste porque había perdido a su esposa e hijo.

Un día visitó la tumba de su familia y dijo: “Estoy contento sólo cuando estoy aquí. Quiero estar siempre a vuestro lado”, y pasó mucho tiempo ante la tumba.

De regreso, vio a una familia que estaba esparciendo sojas por la casa para expulsar a los demonios mientras decían: “¡Afuera los Demonios! ¡Venga la Fortuna!”

El anciano pensó: “Hoy es víspera del primer día de la primavera” y al llegar a casa buscó unas sojas y una máscara de demonio que un día hizo su hijo. El anciano añoró esos días felices y se puso muy triste. Se colocó la máscara en el rostro y dijo: “Yo soy un desahuciado por la fortuna. ¡Qué sea lo que sea! ¡Qué vengan los demonios! ¡Afuera la fortuna! ¡Qué vengan los demonios!” Exclamando al contrario tiró unas sojas.

En ese momento, alguien llamó a la puerta: “toc toc toc”, el anciano salió y se sorprendió mucho al ver a muchos demonios. Uno de ellos le dijo: “Buenas noches. Me echaron de una casa pero oí que tú me invitabas ¿verdad? Quiero calentarme en el fuego porque tengo mucho frío.”

En eso, todos los demonios repitieron lo mismo en coro: “Queremos calentarnos en el fuego, tenemos mucho frío.”

El anciano se sorprendió mucho pero estaba muy contento porque después de mucho tiempo alguien venía a visitarlo. El anciano les dijo: “Entren por favor. Están en su casa.”

Pasado un rato los demonios le dijeron: “Ya no tenemos frío gracias a ti. Queremos regalarte algo. ¿Qué quieres?” El anciano les contestó: “Nada, gracias. Estoy contento porque esta noche no estoy sólo. Pero si tuviese sake podríamos beber  juntos.”

Los demonios le dijeron: “¡Espéranos! ¡Volvemos pronto!” y salieron de la casa. Al poco rato los demonios trajeron mucha comida, sake y mucho dinero. Todos lo pasaron bien. Al amanecer un demonio dijo al anciano: “Ya empieza a amanecer. Tenemos que regresar. Nos divertimos mucho gracias a ti. ¡Nos vemos el año que viene!”
Salieron de la casa y desaparecieron.

El anciano erigió una tumba para su familia con mucho dinero que los demonios le habían dado. Este, delante de la tumba dijo: “Voy a vivir muchos años porque todos los años tengo que invitar a los demonios.” El anciano puso cara alegre y regresó a casa.

Comentarios

  1. Amigo; No se de donde has sacado este cuento, pero si es tuyo, no te falta imaginación, fantástico, un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, pero no, no es mío; Como bien digo al principio, se trata de una leyenda perteneciente a la cultura Japonesa.
    En la columna de la derecha, en el apartado “Mis Relatos/My Stories”, hay un cuento que sí es mío. Si te apetece lo lees y ya me dirás.
    Abrazos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Tus comentarios son muy importantes para mi.
Gracias por participar
;)

Entradas populares de este blog

FARSCAPE en DVD

Reseña - Amor en minúscula - Francesc Miralles

¿Queréis la novela, Otra vez tu, de Alice Kellen, totalmente gratis?