miércoles, 3 de abril de 2013

LA HERMANDAD - J. A. Ramírez


Título: La Hermandad Hojanegra
Saga: Mitos de Vendaval ( 1 de 4)

Autor: Jose Antonio Ramírez
Editorial: Oz Editorial
Páginas: 288
PVP: 15,90





SINOPSIS


Los cuatro reinos del mundo de Vendaval están asolados por la llegada de una enfermedad desconocida que lo devasta todo, pero las tensiones y conflictos que siempre ha habido entre los reinos de Hojanegra, los Ensambladores, los Elementalistas y la Discordia, dificultan la posibilidad de unir fuerzas para combatirla. Entre esta constante lucha de poder se encuentra la Hermandad Hojanegra, que se dedica a misiones de espionaje e infiltración. Depende de ellos detener a las fuerzas oscuras de la Discordia que conspiran para adueñarse de Vendaval. No obstante, la Plaga es un enemigo mucho más temible. 

En Manchester, Noah Evans, un adolescente de 15 años, intenta sobrellevar una situación familiar complicada. Su padre es paralítico, su abuelo está enfermo y su madre los abandonó sin dejar rastro. Además, su día a día en el instituto, donde intenta pasar totalmente desapercibido, no es mucho más fácil.  La noche que sueña con Vendaval, su vida cambia para siempre: los demonios de la Discordia secuestran a su padre y Noah descubre que tiene una conexión especial con ese mundo al que sólo se puede llegar soñando. Gracias a su amiga Tina, conoce al doctor Sander quien les proporciona un báculo para poder ir y volver de Vendaval mientras duermen.

Juntos viajarán hasta allí en busca del padre de Noah y vivirán peligrosas aventuras, guiados por dos soldados de la legendaria Hermandad Hojanegra. Él lo ignora, pero Noah es un elemento clave de la misión que los guerreros de la Hermandad deben llevar a cabo para acabar con las fuerzas oscuras que amenazan Vendaval.

¿Podrá un adolescente de la Tierra vencer a los enemigos del mundo mágico de Vendaval?

¿Podrá erradicar la Plaga que amenaza con apagar la vida de los cuatro reinos?

El autor dice:

Me preguntan mucho por el origen del título y les cuento que siempre busqué un nombre que sonara a gran recopilación, una enciclopedia que en varios tomos atesorara la historia de un puñado de personajes y sus vivencias. Así que como «memorias» y «crónicas» ya estaban cogidas, tomé prestado de mi autor de terror y misterio favorito, H.P. Lovecraft, la palabra mitos, que da nombre a su ciclo de relatos más conocido por todos, los Mitos de Cthulhu.

Pero no fue lo único que aprendí del genio de Providence para escribir la novela. Su obsesión por las pesadillas humanas y la forma en la que los horrores que diseñó con su imaginación atacaban a los protagonistas de sus historias me fascinó de tal forma, que decidí incluir a la noche y los sueños como vehículos principales para dar inicio al argumento de los Mitos de Vendaval.


Antes de volcarme a escribir la novela, puse en práctica una iniciativa que me despejó muchas dudas sobre qué elementos incluir en la misma: realicé una encuesta on-line con un listado de preguntas relacionadas con los gustos de los lectores sobre literatura fantástica. De cien personas que participaron (cifra que me sorprendió porque la gente suele ser algo perezosa cuando se trata de rellenar formularios por Internet) más del 90% dijo no querer ver ni en pintura más mazmorras, dragones y ancianos con barba tipo Gandalf y Dumbledore; en resumen, fantasía épica. Y hubo algo aún más preocupante: el otro 10% quería a un gato parlante vestido con traje que lanzara rayos por la boca. En fin… Así que con las directrices más o menos marcadas, comencé a llenar el saco de los personajes y la imaginería de Vendaval con lo que más me gustaba: la literatura fantástica, el cine y los videojuegos.

Soy guionista y no puedo evitar ser muy ágil en la narración. Aquí no hay descripciones titánicas de cuarenta páginas sobre el color de las hojas de los robles o de los arcos de un templo. La economía del lenguaje rige mi trabajo y aunque sabía que en una novela el autor se puede explayar más a la hora de dibujar un mundo, enfoqué Mitos hacia la acción y un ritmo de acción frenética, cerrando cada capítulo con un cliffhanger, el recurso que más adoro cuando desarrollo en guión; ese clímax que te mantiene atrapado en la escena final de tu serie favorita y que hace que muerdas almohadas hasta la semana siguiente.

Y hasta aquí lo que puedo contar sobre el origen de los Mitos. Sobre su futuro, el público dirá. Pero confío en que no quede nada en el tintero.

1 comentario:

  1. Buena pinta tiene. Me lo llevo apuntado a ver si más adelante me puedo hacer con este libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar

Tus comentarios son muy importantes para mi.
Gracias por participar
;)

Entrada destacada

Todo lo que no puedes ver, ya a la venta.

Muy buenas, Soñadores. Tras un periodo de inactividad en el blog me encanta poder contaros el motivo. Y no es otro que el lanzamiento de &...